top of page

Un cartel de primera magnitud artística para un congreso histórico

El mítico Manolo Millares fue el encargado de poner imagen gráfica al Primer Encuentro de Escritores en Lengua Española de 1979. La impronta artística del cartel pone de manifiesto la importancia cultural que tuvo el evento que se celebró en la Casa de Colón. ¡Lujazo!

¿Se imaginan organizar un congreso y pedirle a uno de los artistas plásticos más importantes y cotizados del momento que se encargue del cartel? Pues eso mismo fue lo que sucedió en el Primer Encuentro de Escritores de Lengua Española de 1979. Aquel cartel anunciador contó con un diseño original de Manolo Millares (Las Palmas de Gran Canaria, 1926-Madrid, 1972), uno de los artistas españoles más importantes de la segunda mitad del siglo XX. Millares diseñó un cartel rompedor acorde con la estética de sus célebres arpilleras, esos ‘gritos’ elaborados con pigmentos, telas desgarradas y cuerdas que supusieron toda una revolución en el panorama artístico español desde finales de los años 50.


Para tener una dimensión de lo que supone que alguien como Millares diseñara el cartel de un congreso de escritores valga un dato: en 2020, una de las arpilleras del artista grancanario, Pintura Nº 5, se vendió en Londres por 1,3 millones de euros. Ya en 1979, el pintor era uno de los artistas plásticos más importantes del mundo. Y no tuvo ningún problema en prestar su arte para ilustrar un verdadero hito cultural que trascendía la isla y confirmaba a Gran Canaria como nexo cultural entre las dos orillas del Atlántico. Y es que la importancia del evento así lo justificaba. Hasta la isla llegaron auténticos pesos pesados de las letras hispanoamericanas integrando un cartel que revisado desde la distancia da vértigo: Dámaso Alonso, Ariel Dorfman, Jorge Edwards, Luis Goytisolo, Juan Carlos Onetti, Ernesto Sábato, Mario Vargas Llosa, Antonio Gala… Y así hasta más de dos centenares de autores y autoras.


Mancomunidad de Cabildos y otras cosas viejunas


Otra curiosidad de este cartel histórico nos habla del pasado preautonómico de Canarias. Junto al patrocinio del Cabildo Insular de Gran Canaria hay que mencionar a la Mancomunidad de Cabildos de la Provincia de Las Palmas: aún faltaban tres años para la aprobación del Estatuto de Autonomía de Canarias y la unión de las islas en un solo ente territorial y político bajo la figura de la Comunidad Autónoma. El evento contó, además, con un apoyo claro de la Administración Central a través del Ministerio de Cultura y del extinto Centro Iberoamericano de Cooperación, germen de la actual Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo.





bottom of page